Conocer y vencer al Estrés

El estrés es la causa de muchas enfermedades y muertes y por lo tanto se merece toda nuestra atención y dedicación diaria.

Se siente identificado con algunos de estos síntomas? agotado, dolores musculares, taquicardia, frigidez, tendencia a sentirse culpable, irritado, sin concentración, ansioso, depresivo, con dolor de cabeza..... "La clave está en reconocerlos".

¿Qué hacer? ser conscientes de abrir nuestro corazón y por lo tanto nuestro oído interno a escuchar lo que el cuerpo quiere decirnos, darnos cuenta qué tipo de actitud tengo ante la vida, puesto que el estrés depende de cómo me la tome. Es por eso que es importante empezar a tomar medidas adecuadas, una dieta equilibrada, expresar libremente las emociones, eliminar "pensamientos irracionales" y llevar a cabo métodos de relajación, meditación y ejercicio físicos.

El estrés no es "malo" en sí mismo, ya que cierto grado de estrés es proclive a la vida y por lo tanto a la acción. Es el exceso, como en todo, de ese estrés lo que llega a convertirse en "distress" o lo que es lo mismo en lo que se conoce como estrés o ansiedad.

En la vida existe un gran número de factores potenciales desencadenantes del estrés, como iniciar una relación de pareja, separarse, cambiar de domicilio, nacimientos, fallecimientos, cambios profesionales, aumento de responsabilidades, etc. En cualquier caso, lo que estresa es lo que cada uno considera como "demasiado" o "excesivo", es decir, aquello que nos hace pensar que supera nuestras posibilidades de enfrentarnos con garantías de éxito a la situación creada.

SÍNTOMAS PROPIOS DEL ESTRÉS FEMENINO: todos los síntomas de estrés pueden afectar tanto al hombre como a la mujer, sin embargo, las mujeres, además, pueden padecer otros trastornos derivados y que tienen que ver con su particular fisiología, con sus cambios vitales y con las exigencias psíquicas de que son objeto. Entre los síntomas relacionados con el estrés que son específicos de la mujer están los siguientes: amenorrea, frigidez, vaginismo, tensión premenstrual, dolor de cabeza, depresión posparto, anorgasmia, infertilidad, etc.

Entre los trastornos que no son específicos de la mujer pero que les afectan con mayor frecuencia que a los hombres se encuentran los siguientes: anorexia, bulimia, depresión, ansiedad.

La mujer en la actualidad tiene que enfrentarse demasiadas veces no sólo con toda la serie de factores estresantes que atacan al sexo masculino, si no que a menudo es ella también la que tiene que ocuparse en mayor medida de la crianza de los hijos y los trabajos de la casa. Por eso, la colaboración de su pareja en estas tareas para que la carga se reparta entre los dos resulta trascendental para que la mujer no se vea tan expuesta al estrés.

CONSEJOS PARA COMBATIR EL ESTRÉS: parar a tiempo, si bien sabemos que se dice muy fácil es complicado llevarlo a cabo, aunque, desde luego, es factible.

Empecemos por objetivos no muy ambiciosos, identifiquemos cada una de las cosas que nos resultan estresantes y qué síntomas detectamos. Ante cada uno de los factores que nos producen estrés debiéramos preguntarnos: "¿puede ese factor ser cambiado o simplemente debe ser tolerado?". Según sea el caso existen diferentes técnicas que podemos implementar: Técnicas de Resolución: se basan en identificar las causas, compartir tus pensamientos y tus sentimientos, Intentar resolver tu problema con quien lo tengas, aprender a expresar tus enojos y otros sentimientos negativos sin herir a los demás, etc.

Técnicas de aceptación: ejercicio físico y relajación y por último Técnicas para controlarlo y prevenirlo implica divertirte, cuidar tu alimentación, practicar el optimismo, desarrolla sistemas de apoyo, mantener tu sentido del humor, etc.

De cualquier forma si no conseguís quitarte el suficiente estrés el mejor consejo que podemos darte, y el que mejor suele funcionar, es acudir a la consulta de un psicólogo competente en el tema porque cada persona es un mundo, y los profesionales en la materia son los que mejor nos pueden ayudar a descubrir y resolver las causas del estrés, y de esa forma hacer desaparecer sus efectos. No por ser algo cotidiano, debemos resignarnos a vivir con una carga de estrés que llegue a resultarnos insoportable.


Volver